Make your own free website on Tripod.com

LUGAR DE ACCIÓN FARMACOLÓGICA DE LAS DROGAS

 

Las drogas pueden actuar en tres tipos de localización, a saber:

·      Local.

·      Sistémica.

·      Indirecta o remota.

 

SELECTIVIDAD Y REVERSIBILIDAD

Denominamos selectividad al conjunto de acciones preponderantes de los medicamentos sobre ciertas estructuras y otras acciones mucho menores sobre otras, aunque una vez absorvidos, todos los tejidos del organismo pueden estar expuestos a la misma concentración. Es por ello que afirmamos que la selectividad está en función de los receptores celulares, que son agrupaciones químicas en la membrana celular.

 

Llamamos reversibilidad a los efectos temporales de las drogas sobre el organismo donde, una vez eliminadas, el mismo vuelve a su estado anterior.

 

ACCIONES DE LAS DROGAS POR MECANISMOS FISICOQUÍMICOS INDEPENDIENTES

 

1.-            Drogas que actúan por virtud de sus propiedades osmóticas.

Sustancias que no cruzan barreras fisiológicas (membranas) permeables al agua, tendiendo a conservarlas o a atraerlas hasta que se alcanza el equilibrio osmótico.

Son ejemplos las drogas laxantes que obran por masa y los purgantes salinos, diuréticos osmóticos, sustitutivos de proteínas plasmáticas y agentes osmóticamente activos utilizados para disminuir la presión intraocular en el glaucoma.

 

2.-            Drogas que actúan por virtud de sus actividad ácida ó básica.

Sustancias que alteran el ph en determinados puntos del organismo. Como ejemplo los antiácidos para tratar la úlcera del estómago. Las resinas que fijan aniones (colestiramina) o cationes (sulfonato de poliestireno) dentro del intestino. La protamina y otras sustancias polibásicas que antagonizan la acción de la heparina bloqueando los grupos ácidos.

 

3.-            Agentes oxidantes o reductores.

Sustancias como por ejemplo en el tratamiento de la metahemoglobinemia con azul de metileno y en la intoxicación por monóxido de carbono con nitrito sódico, las mismas que actúan a nivel básico de alteraciones de los potenciales oxidorreductores de los eritrocitos. Otro ejemplo es el empleo de soluciones débiles de permanganato de potasio para tratar intoxicaciones con morfina, estricnina, aconitina y picrotoxina; ninguna de estas sustancias queda en el estómago cuando es oxidada (las soluciones concentradas de permanganato de potasio tomadas por la boca causan transtornos graves).

 

4.-            Precipitantes de proteínas.

Muchos desinfectantes actúan simplemente desnaturalizando la proteína de los microorganismo. También algunos astringentes y algunos hemostáticos igualmente precipitando y desnaturalizando proteínas.

 

5.-            Sustancias utilizadas para crear barreras físicas.

Se utilizan demulcentes a base de goma y mucílagos así como materiales oleosos para cubrir membranas inflamadas, con lo cual disminuye la irritación. Se incluyen por ejemplo muchos preparados para aliviar la faringitis. Preparados similares se utilizan como anticonceptivos para anular la motilidad de los espermatozoides.

 

6.-            Absorventes.

Materiales finamente divididos con gran área superficial de absorción de sus partículas se utilizan para tratar la diarrea; y en preparados dermatológicos.

 

7.-            Surfactantes.

Las principales drogas surfactantes, incluyendo los jabones se utilizan para la limpieza, como los antisépticos y desinfectantes de la piel. Su actividad antimicrobiana depende de que desintegren la membrana plasmática de los microorganismos. Algunos antimicóticos como la anfoterecina también actúan de esta forma sobre las cubiertas céreas de hongos patógenos.

 

8.-            Radionúclidos y drogas radiopacas.

Las propiedades específicas de estas sustancias (emisión de radiación ionizante y adsorción de rayos X respectivamente) dependen estrictamente de la estructura nuclear de los átomos constitutivos. Sin embrago, su utilidad diagnóstica o terapéutica depende de que quedan localizados en zonas particulares del cuerpo, lo cual depende de factores farmacocinéticos.

 

9.-            Anestésicos generales.

Se discute actualmente el hecho de que los anestésicos no dependan exclusivamente de interacciones químicas específicas. Esto lo sugiere, las observaciones según las cuales gases inertes como nitrógeno (a tres atmósferas de presión) y xenón (aproximadamente a 0.3 atmósferas de presión), producen prácticamente el mismo efecto que los anestésicos generales de empleo más común.

 

FARMACOCINÉTICA

 

Definición.

Es el estudio de los procesos de absorción, distribución, metabolismo y excreción de los fármacos relacionados con el tiempo que permanece el fármaco en el organismo o en uno o más de sus compartimientos.

 

El término farmacocinética que significa análisis matemático de los tiempos de absorción, distribución y eliminación de los fármacos fue introducido por Dost en un libro publicado en Leipzig en 1953. Este enfoque de la acción de los fármacos es de gran valor para elaborar esquemas posológicos que proporcionen una acción terapéutica óptima y reducir al mínimo los efectos secundarios indeseables por acumulación excesiva de los fármacos en el organismo.

 

Propiedades generales de los fármacos que influyen en su farmacocinética.

Los fármacos pueden cruzar una barrera membranosa en tres formas principales:

1.   Difusión acuosa; las sustancias hidrosolubles pueden difundir a través de los conductos acuosos o “poros” de las membranas celulares y entre as células epiteliales de las mucosas. Su ritmo de difusión está gobernado por la Ley de Fick (Para moléculas pequeñas el coeficiente de difusión es inversamente proporcional a la raíz cuadrada del peso molecular. Para macromoléculas el coeficiente de difusión acuosa es inversamente proporcional a la raíz cúbica del peso molecular).

2.   Difusión lípida; las células que forman barreras de membrana, se comportan como una fase lípida que separa dos fases acuosas. Las sustancias liposolubles son captadas en una interfase y según su coeficiente de distribución lípido/agua, se difunden a través de la fase lípida siguiendo el gradiente de concentración y son redistribuidas siguiendo su coeficiente de distribución lípido/agua en la fase opuesta. El ritmo de difusión sigue la ley de Fick entre las dos fases acuosas.

3.   Difusión facilitada; por un portador y transporte activo, fue estudiada en el curso de Fisiología.

 

Absorción.

Es el paso de las sustancias a la circulación desde el exterior del organismo. Los principales factores que rigen la absorción de un fármaco hacia el torrente circulatorio son sus propiedades fisicoquímicas y farmacológicas, su formulación y el sitio donde se aplica.

 

Las principales vías de administración son:

Bucal, sublingual, rectal, colónica, uretral, vaginal, nasal, conjuntival, epidérmica.

Parenteral (subcutánea, intramuscular, intravenosa, intraarterial, intratecal).

 

Distribución.

La distribución de un fármaco en todo el organismo depende de su afinidad por los diversos componentes de los tejidos, incluyendo su hidrosolubilidad, liposolubilidad, unión a sustancias extracelulares y captación intracelular.

 

Los fármacos al llegar al torrente sanguíneo tienden a unirse o fijarse a proteínas (en especial albúminas por su mayor superficie frente a las globulinas). Esta fijación de los fármacos reduce su actividad y aumenta la solubilidad de los fármacos en el plasma.

 

Metabolismo.

Los cambios enzimáticos que sufre un fármaco en el organismo suelen causar disminución o pérdida de su actividad farmacológica; el término detoxificación se refiere al resultado de estos cambios metabólicos. Sin embargo no es la única posibilidad: puede formarse un metabolito farmacológicamente activo a partir de un precursor inactivo o prodroga; o los metabolitos de un fármaco pueden tener una acción farmacológica diferente a la del producto original.

 

El principal órgano relacionado con el metabolismo de los fármacos es el hígado, y muchos son sustratos para sistemas enzimáticos microsómicos de los hepatocitos. Riñón, pulmones, mucosa intestinal, plasma y tejido nervioso también contienen enzimas metabolizantes de fármacos importantes.

 

Los fármacos pueden sufrir dos tipos de transformaciones metabólicas:

 

Reacciones de Fase I; que son las que causan un cambio en la molécula del fármaco. Por ejemplo oxidación, reducción e hidrólisis.

 

Oxidación: donde hay adición de oxígeno ó pérdida de hidrogeniones. Entre las clases de oxidación tenemos:

·      Oxidación propiamente dicha; la clorpromazina pierde su acción tranquilizante cuando se oxida a nivel de sus átomos de azufre.

·      Hidroxilación; el fenobarbital pierde su acción hipnótica cuando se oxida en el organismo para generar parahidroxifenobarbital.

·      Desalquilación; la fenacetina se transforma en N-acetil-p-aminofenol que es analgésico y antipirético.

 

Reducción: donde hay pérdida de oxígeno o aumento de hidrogeniones. Se observa en casos de aldehidos, cetonas, compuestos azoicos y ésteres del ácido nítrico y por lo general activan un compuesto.  Por ejemplo la sulfacrisoidina inactiva in vitro; en el organismo se reduce a sulfanilamida que es un quimioterápico antibacteriano.

 

Hidrólisis: descomposición de una sustancia por intermedio del agua. Por ejemplo la procaína que es un anestésico local, en el torrente circulatorio se hidroliza formando ácido p-aminobenzoico y dietilaminoetanol que son inactivos.

 

Reacciones de Fase II; son aquellas en las cuales se forma un conjugado con un fármaco (o su metabolito producido en la reacción de la fase I). Denominada también síntesis es la combinación de una droga con otras sustancias que se forman en el organismo constituyendo el proceso más claro de detoxificación, dando origen a sustancias ionizadas y que por lo general son ácidos de fácil excreción por el riñón. Por ejemplo conjugados glucurónidos, conjugados de sulfato, conjugados de acetilo, conjugados de aminoácidos, conjugados de metilo.

 

Eliminación de lo fármacos.

La principal vía de eliminación de fármacos y sus metabolitos es la orina; la siguiente en importancia son las heces. Las sustancias volátiles se eliminan principalmente por el aire espirado. Las pérdidas de fármacos por secreciones externas son insignificantes (sudor, leche).

 

Los principales mecanismos relacionados con la excreción urinaria son, a saber:

·      Filtración glomerular; el paso de un fármaco (o su metabolito) al filtrado glomerular depende de su peso molecular y su concentración en el agua del plasma. La unión a las proteínas retrasa su filtración. La supresión de la unión a las proteínas la facilita.

·      Secreción tubular; las células de los tubos contorneados proximales transportan activamente una gran variedad de sustancias del plasma a la orina. Aparte de los mecanismos de transporte específicos (por ejemplo para la glucosa y los aminoácidos), hay dos sistemas de transporte relativamente inespecíficos. Uno para aniones y otro para cationes.

·      Resorción tubular; o reabsorción tubular. Hay mecanismos de transporte específicos para la recaptación hacia el plasma de diversos constituyentes de la orina tubular, pero la mayor parte de fármacos que se reabsorven pasan a través del epitelio tubular distal por difusión pasiva.

 

Una segunda vía de eliminación es la pulmonar a través del epitelio alveolar. Es importante ya que aquí se excretan las drogas tipo gas o líquidos volátiles y aún otras drogas en base a su liposolubilidad y a una gradiente de presión. La eliminación por vía pulmonar es rápida.

 

Otra vía de eliminación es la biliar y la fecal. Cuando algunos medicamentos son vertidos por la bilis a la luz del intestino pueden eliminarse por las heces o reabsorverse por el riñón. Algunos metabolitos conjugados en el intestino por acción de enzimas bacterianas o intestinales sufren procesos de hidrólisis dejando libre a la droga activa, la que nuevamente es absorvida prolongando la acción del medicamento.

 

Otras vías de excreción menor las constituyen el sudor, la saliva, las lágrimas y aún la leche materna (algunos medicamentos excretados por esta vía pueden ser fuente de intoxicación para el lactante).