Make your own free website on Tripod.com

PRINCIPIOS GENERALES DE LA ACCIÓN FARMACOLÓGICA

 

Receptor farmacológico.

Es una macromolécula proteica diana con la que se une un fármaco agonista exógeno o endógeno para iniciar una respuesta celular. Por ello, un receptor tiene que estar conectado a elementos de respuesta celulares como enzimas, segundos mensajeros o canales iónicos.

 

Dianas moleculares.

Es una proteína; no obstante para algunos es un componente macromolecular lipídico o proteolipídico de una membrana celular.

 

Es por ello que una diana molecular puede ser:

·      Receptor.

·      Enzima.

·      Moléculas portadoras (cotransportadores o antitransportadores).

·      Canales iónicos (accionados por ligando o accionados por voltaje).

·      Dianas peculiares (iones metálicos, proteínas del surfactante, contenidos gastrointestinales).

·      Acidos nucleicos.

 

Agonismos.

Es la producción de una respuesta mediante la interacción farmacológica con un receptor. La producción de un estado activado del receptor es la respuesta molecular a un agonista. Cada interacción entre una molécula agonista y un receptor produce una respuesta molecular, la cual es amplificada a continuación en el nivel intracelular.

 

En la mayoría de las células, la respuesta celular máxima a un agonista se logra con sólo una pequeña porción del número máximo de respuestas celulares posibles para esa célula. Dicho de otra manera, el número de receptores suele ser muy superior al necesario para obtener una respuesta celular máxima.

 

La actividad intrínseca de un agonista completo se define como igual a 1.

 

Agonismo parcial.

Conceptualmente, un agonista parcial es un fármaco que en cada interacción entre él y el receptor produce una respuesta menor que la respuesta molecular máxima, o produce una respuesta molecular al azar o ninguna respuesta (una respuesta molecular fallida).

 

En cualquier caso, la respuesta celular máxima a un agonista parcial es menor que la respuesta celular máxima a un agonista total que actúa sobre el mismo receptor, supuesto que no existan receptores de reserva.

 

La actividad intrínseca molecular media está comprendida entre 0 y 1.

 

Agonismo inverso.

Es el proceso mediante el cual ciertos fármacos pueden unirse a un receptor que está en estado activado sin estar unido a un agonista, inactivando de ese modo al receptor. La respuesta molecular a un agonista inverso es, por consiguiente, una cualquiera de las siguientes:

·      Desactivación del receptor activado.

·      Estabilización de los receptores en una conformación inactiva.

 

La actividad intrínseca molecular es igual a -1.

 

Antagonismo.

Es la interacción  de un fármaco con un receptor para inhibir la acción de un agonista. Hay un tipo especial de antagonismo que es el competitivo, cuando un fármaco compite por el mismo lugar de unión sobre un receptor que un agonista.

 

La actividad intrínseca molecular es 0.

 

Agonismo inverso parcial.

Tiene lugar cuando un fármaco interacciona con un receptor para reducir su nivel de reposo de actividad molecular.

 

La actividad intrínseca molecular está comprendida entre 0 y -1.

 

 

Antagonismo competitivo.

Se da cuando un fármaco compite por el mismo lugar de unión sobre un receptor que un agonista.

 

Canales iónicos.

Son proteínas que se extienden a través de la membrana y permiten el paso selectivo de iones específicos cuando el canal se abre. El paso de iones tiene lugar cuando la estructura molecular del canal lo permite. La estructura molecular del canal define por tanto el estado de éste que puede ser:

·      Canal en reposo (es decir, cerrado, pero susceptible de abrirse en respuesta a un estímulo).

·      Estado activado (abierto).

·      Estado inactivado (es decir, cerrado, pero no susceptible de abrirse en respuesta a un estímulo).

 

Los canales iónicos pueden ser accionados por voltaje y por receptor.

 

Los canales iónicos accionados por voltaje son modulados a nivel molecular por el potencial (voltaje) de membrana y su respuesta molecular a los fármacos consiste en un cambio en su dependencia del voltaje.

 

Entre las interacciones farmacológicas más conocidas tenemos:

·      Con canales de Na+: a nivel de neuronas, músculo cardiaco y músculo esquelético difieren ligeramente en estructura y composición de proteínas. Los fármacos que dificultan la apertura del canal de sodio durante la despolarización de la membrana suelen denominarse bloqueantes de canales de sodio. Por ejemplo (la tetrodotoxina que se encuentra en el pez globo, salamandras y un tipo de pulpo puede boquear los canales de sodio en las neuronas y el músculo esquelético. En terapéutica se utilizan bloqueantes como anestésicos locales y antiarrítmicos de la clase I.

·      Con canales de Ca2+: al menos cuatro tipo de canales de calcio en la membrana plasmática permiten la entrada de iones de calcio en las células. Hay tres clases comunes de antagonistas de calcio de tipo L clínicamente importantes: Los derivados de la benzotiacepina (diltiazem), las fenetilalquilaminas (verapamilo) y las 1,4-dihidropiridinas (nifedipino, amlodipino); donde por ejemplo estas últimas muestran una notable selectividad tisular por las células del músculo liso vascular.

·      Con canales de K+: la apertura de canales con acción selectiva de potasio conducen a la generación de corrientes dirigidas hacia fuera (hiperpolarizantes).

·      Con canales de Cl-: estos canales se encuentran tanto en el sistema nervioso central como en el periférico.

 

Asimismo existen  numerosos canales iónicos accionados por receptor y se diferencian de los canales accionados por voltaje en que no son accionados por esto y pueden serlo por un ligando endógeno. De esta manera el receptor nicotínico colinérgico es realmente un canal accionado por receptor. El receptor nicotínico es una molécula compleja que atraviesa la membrana.