Make your own free website on Tripod.com

FACTORES QUE INFLUYEN EN LA ACCIÓN DE LOS FÁRMACOS

 

Administración de los fármacos.

Según su formulación, el sistema de administración del fármaco puede permitir la orientación selectiva hacia un lugar tisular o evitar la administración farmacológica sistémica. Incluso la absorción de un fármaco a través de la piel también puede utilizarse para producir efectos sistémicos:

·       El parche cutáneo de escopolamina para evitar la cinetosis.

·       El parche cutáneo de fentanilo para el dolor crónico intenso.

·       El parche cutáneo de nicotina para ayudar a la persona a dejar de fumar.

 

Vías para administrar fármacos.

Debemos de considerar los parámetros siguientes, teniendo en consideración que muchos fármacos (incluso, la mayoría) se administran por vía oral:

·      Si el fármaco es inestable o se inactiva rápidamente en el tracto gastrointestinal.

·      La eficacia de absorción farmacológica en el tracto gastrointestinal si es incierta, como consecuencia de una eliminación presistémica variable debida al metabolismo en el intestino o en el hígado, vómito o una situación patológica que pueda afectar a la absorción del fármaco.

 

Vías distintas de la oral.

1.   Vía sublingual: la absorción del fármaco a partir de la mucosa bucal o sublingual elude la exposición al tracto gastrointestinal y al hígado y es útil para fármacos muy activos con sabor desagradable (La nitroglicerina sublingual para aliviar un episodio agudo de angor pectoris).

2.   Vía subcutánea: la implantación subcutánea de un fármaco puede prolongar su efecto farmacológico. Este abordaje se emplea para la contracepción utilizando implantes subdérmicos de progestágenos.

3.   Vía parenteral: la vía de administración más directa consiste en inyectar el fármaco en el torrente circulatorio sanguíneo. La absorción desde estos lugares es por lo general rápida y elude la eliminación presistémica en el tracto gastrointestinal superior. Por otra parte, la absorción del fármaco desde el sitio de inyección puede hacerse más lenta utilizando:

·      Un vehículo que tienda a ligar el fármaco.

·      Un vasoconstrictor en el vehículo con el fin de reducir la perfusión en el sitio de inyección (por ejemplo el uso de un agonista alfa adrenérgico, con un anestésico local para prolongar el efecto anestésico local mediante la reducción del flujo sanguíneo en el sitio de la inyección).

4.  Vía rectal: los fármacos pueden administrarse por medio de supositorios. El metabolismo hepático de primer paso es menos intenso en esta vía gastrointestinal porque el retorno venoso que atraviesa el hígado procedente del tracto gastrointestinal inferior es menor. No obstante, la absorción rectal puede ser errática.

5.  Mucosa nasal: Es un sitio útil para la absorción de fármacos que experimentan una eliminación presistémica importante al ser administrados por vía oral. Pueden utilizarse nebulizaciones nasales para administrar fármacos potentes por sus efectos sistémicos (por ejemplo algunas hormonas y los fármacos analgésicos opiáceos para el control del dolor crónico intenso). Sin embargo, la absorción en la mucosa nasal es irregular.

6.  Inhalación: los vapores y los gases (por ejemplo los anestésicos generales) se absorven bien al ser inhalados. Además, si el pulmón es el órgano diana de la farmacoterapia, la inhalación suele ser un método adecuado de administración farmacológica. Los efectos sistémicos indeseables de las formas orales de fármacos empleados para tratar la broncoconstricción reversible pueden aminorarse en gran parte si el fármaco es inhalado, porque la dosis total puede reducirse y es menor la dosis administrada que llega a la circulación sistémica.

 

Absorción.

En la absorción de los fármacos influyen factores tanto químicos como fisiológicos, a saber:

1.  La velocidad de difusión suele determinar la velocidad de absorción del fármaco.

2.  El lugar de administración del fármaco puede modificar la velocidad de absorción farmacológica.

3.  La velocidad de difusión de moléculas no ionizadas a través de la bicapa lipídica de la membrana es función del tamaño y dela solubilidad de la molécula en los lípidos.

4.  El acceso del fármaco a la circulación sistémica puede estar restringido por la vía de administración.

5.  La velocidad de absorción farmacológica tras una dosis oral puede ser modificada alterando la velocidad del vaciamiento gástrico.

 

Distribución.

El tamaño molecular de la mayoría de los fármacos comúnmente usados es muy pequeño y esos fármacos pueden abandonar la circulación con rapidez mediante filtración por los capilares, aunque esto puede ser modificado por el grado de unión a proteínas plasmáticas como la albúmina.

1.  La obesidad puede influir en la distribución de un fármaco inmediatamente después de una dosis y en el equilibrio.

2.  Si se sospecha una sobredosis, el lugar más adecuado para tomar muestra e identificar el fármaco depende de las características químicas del fármaco.

3.  Los factores anatómicos y fisiológicos contribuyen a la distribución del fármaco hacia espacios biológicos diferentes.

4.  A menos que se demuestre lo contrario, todos los fármacos atraviesan la placenta y pasan a la leche materna.

5.  El espacio farmacocinético en el que se distribuye un fármaco es el volumen aparente de distribución.

 

METABOLISMO DE LOS FÁRMACOS.

La mayoría de los fármacos son metabolizados antes de ser eliminados  del organismo.

·      Los metabolitos de los fármacos son generalmente más polares que el compuesto progenitor.

·      La especificidad de las enzimas metabolizadoras de los fármacos es más relativa que absoluta.

·      La expresión de las enzimas metabolizadoras de fármacos difiere entre los tejidos.

·      La ingestión simultánea de dos ó más fármacos puede afectar a la velocidad del metabolismo de uno ó más de ellos.

 

Excreción de los fármacos.

·      La excreción renal y la fecal son las vías más importantes de eliminación de los fármacos.

·      Algunos conjugados son hidrolizados de nuevo en el tracto gastrointestinal a su compuesto progenitor y se reabsorben en un proceso denominado circulación enterohepática, lo cual alarga la duración de la acción farmacológica.

·      Para algunos fármacos, la fracción de la dosis administrada que se excreta sin alteración por el riñón dependen del pH urinario.

·      El aclaramiento de creatinina puede emplearse para valorar cualquier perturbación renal e indica si las dosis del fármaco tienen que ser reducidas cuando la excreción renal es un componente importante en la eliminación del fármaco.

 

Farmacocinética.

·      La mayoría de los fármacos se eliminan del cuerpo en una fracción constante de su concentración plasmática (proceso de primer orden).

·      El tiempo transcurrido hasta el estado estacionario depende solamente de la velocidad de eliminación del fármaco.

·      Las dosis repetidas conducen a una importante acumulación de fármaco cuando las tomas son más frecuentes que el doble de la semivida de biodisponibilidad terminal.

·      La cantidad de fármaco que existe en el cuerpo en el estado estacionario depende de la frecuencia de ingestión y de la dosis.

·      Si cambia el volumen aparente de distribución, la semivida plasmática de un fármaco no refleja la capacidad metabólica.

 

Variabilidad de la disposición del fármaco.

·      La mayor probabilidad de deterioro en la velocidad de biodisponibilidad del fármaco tiene lugar en personas muy jóvenes o muy ancianas.

·      Las diferencias raciales en la expresión genética de las enzimas metabolizadoras de fármacos complican la individualización de la farmacoterapia.

·      La ingestión simultánea de varios fármacos aumenta la probabilidad de interacciones farmacológicas debido a la mayor posibilidad de inducir o inhibir los sistemas enzimáticos responsables de metabolizar los fármacos.

·      Las dosis farmacológicas deben modificarse si el paciente tiene una enfermedad que deteriora la función de órganos con un papel importante en el metabolismo y/o la excreción del fármaco.